fbpx

La historia de Mary Kay

Revista Construye Con Sabiduría > Meetup > La historia de Mary Kay

La historia de Mary Kay

18 agosto, 2019 | Construye | Meetup

Mary Kay ella venció una serie de obstáculos en su carrera, y nunca dejó que los fracasos destruyeran lo mejor de ella.

El primer trabajo de Mary Kay fue en ventas directas donde alcanzó un notable éxito, allí encontró que para una mujer era difícil destacar en el mundo de las grandes corporaciones, especialmente durante los años 50 y comienzo de los 60. Así que después de 25 años de éxito decidió retirarse. Su retiro no duro mucho, antes de que transcurriera un mes, se volvió como loca, decidió comenzar con su propia compañía. Pensó en una compañía de cosméticos, porque daría a cada mujer que trabajara allí oportunidades ilimitadas. Compro las fórmulas de los mejores productos que pudo encontrar en el mercado, elaboro un plan de mercadeo y se preparó para lanzar la corporación. No pasó mucho tiempo antes que se encontrara con el primer obstáculo, cuando visitó a su abogado para hacer los arreglos legales para la corporación, éste la trató duramente, prediciéndole el peor de los fracasos, su contador le hablo en términos similares. A pesar de los intentos por desanimarla ella siguió adelante. Invirtió su 5000 dólares, ahorros de su vida en su nuevo negocio.

Puso a su esposo a cargo de la administración y ella se dedicó por entero a preparar los productos, a diseñar los envases, a escribir el material para entrenamiento y a reclutar vendedores. Pero entonces un mes antes de abrir, su esposo murió de un ataque al corazón. La mayoría de la gente  nunca habría sido capaz de seguir adelante después de eso, pero no Mary Kay.

Ella se mantuvo avanzando y el 13 de septiembre 1963 lanzó su negocio, hoy en día la compañía tiene más de 3,200 millones de ventas al año, emplea a 3500 personas y capacita a un millón de representantes en 37 mercados a través del mundo en el campo de las ventas directas.

Mary Kay a pesar de las circunstancias adversas, los obstáculos y las desgracias ella salió adelante.

Ella fue la constructora de una nueva cultura corporativa basada en la educación, la participación y la preparación de la mujer, la cual inspiró a miles de mujeres vendedoras de sus productos a convertirse en operadoras de sus pequeñas empresas.

Con un estilo de administración casera les subió la autoestima, la confianza mediante una constante retroalimentación positiva y gratificaciones materiales, como el famoso Cadillac rosa, premio a las consultoras que alcanzaran el Record de Ventas; éste detalle fue el mayor signo del éxito de la compañía.

Entre los principios y valores de su negocio estaba la Regla de Oro: «Tratar a los demás como deseas ser tratado», y la filosofía del balance de las prioridades de la vida, que son primero Dios, segundo la familia y tercero la Carrera.

Mary Kay les transmitió a todas sus vendedoras el lema «aunque algo parezca imposible, se puede hacer».

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *